Pamela Calbete
Pamela Calbete

Asesora de Becas

«Obtén Altos Porcentajes de Beca.»

«Financiación en cuotas y sin intereses.» 

Contacto

La especialización y la formación continua son esenciales en las dinámicas empresariales del mundo actual. Por ende, la formación de formadores es neurálgica para que el flujo de formación y el reciclaje de formadores no se detenga. Los cursos de formación de formadores son una herramienta específica para la concreción de ello; atienden la necesidad de que los formadores estén capacitados para crear, impartir y evaluar estrategias formativas, alcanzando los objetivos de aprendizajes y las expectativas de los alumnos, centrados en que el éxito del aprendizaje depende en gran parte del grado de satisfacción conjunta de docentes y alumnos. Los actuales aportes de la neuropsicología o el neurocoaching permiten desarrollar dinámicas para mantener motivados y activos a los alumnos en sus propios procesos cognitivos.

Un buen curso de formación de formadores cuenta con excelente planificación y diseño. Se incluyen aquí las opiniones de los futuros alumnos, pues es necesario conocer las necesidades de formación para diseñar objetivos y contenidos pertinentes a ellas.

Un buen formador desarrolla la escucha activa; así incorpora a su material de reflexión y sus ejercicios contenido auténtico, proveniente del mundo laboral de sus alumnos. otra clave que los formadores deben asimilar es la importancia de la individualización de la formación. Aunque parte de la habilidad docente es identificar el perfil del alumno medio en cada grupo, también se debe conseguir que los alumnos distanciados del mismo avancen mediante material dirigido exclusivamente a ellos.

Más que nada en estos cursos el aprendizaje debe ser práctico y colaborativo, pues tanto el docente como los alumnos son formadores. El docente debe tener humildad y capacidad para reconocer que quienes participan tienen experiencia, conocimientos y aptitudes. Es necesario que el formador se asuma como facilitador y motivador dentro del curso. 

El uso de recursos variados y complementarios es requisito necesario, más con todos los que contamos en la actualidad. Check lists, infografías, cuestionarios, links de interés, vídeos, role playing, juegos y dinámicas de grupo, estimulan el aprendizaje, dan protagonismo al alumno y ayudan a desarrollar competencias interpersonales. El factor lúdico es de vital importancia en el aprendizaje y no debe restársele importancia a la puesta en escena: muchos estudios muestran que el momento inicial de un curso o seminario tiene un alto impacto y que es difícil contar con una segunda opción para dar una buena “primera impresión”. 

El curso debe ofrecer un plan de puesta en práctica del aprendizaje. El aprendizaje experiencial es muy efectivo; este plan brinda estrategias de aplicación de lo aprendido en el puesto de trabajo.

Finalmente, estos cursos deben estar acompañados de evaluación permanente de sus procesos, para producir una continua mejora en sus dinámicas, materiales, planes de acción y recursos.

Categorías: Formación / Etiquetas: , , /

Suscribete a Nuestro Newsletter

Las últimas novedades y noticias de interés sobre becas y estudios en el extranjero.

    Al enviar este correo acepta recibir boletines con novedades.